Exfoliante

El exfoliante es el encargado de retirar las células muertas de la piel y mejorar su textura. Es un paso que puedes incluir en tu rutina una o dos veces por semana y conviene diferenciar los dos tipos: Exfoliante físico: Se llama así­ porque físicamente, a través de unos gránulos, eliminamos las células muertas de la capa superior de nuestra...

Más

El exfoliante es el encargado de retirar las células muertas de la piel y mejorar su textura. Es un paso que puedes incluir en tu rutina una o dos veces por semana y conviene diferenciar los dos tipos: Exfoliante físico: Se llama así­ porque físicamente, a través de unos gránulos, eliminamos las células muertas de la capa superior de nuestra piel con un movimiento mecánico. Exfoliante químico: También es conocido como enzimático. Es acuoso, no contiene gránulos y actúa en profundidad llegando a eliminar las células muertas y la suciedad que se encuentra en la epidermis, sitio en el que un exfoliante fí­sico no llega. ¿El truco para una piel renovada? Combinar los dos tipos de exfoliantes en tu rutina.

Filtrar
El Responsable de este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para gestionar las sesiones de usuarios registrados, analizar las visitas y/o tráfico del sitio, mejorar la experiencia y usabilidad de nuestro sitio web, así como mantener sus preferencias. Al pulsar el botón “Aceptar”, consideramos que consiente su recogida y tratamiento. Puede obtener más información sobre como gestionar su instalación o revocar su decisión conforme a nuestra Política de Cookies. Más información Aceptar